• 606 151 587

Tu jardín en Invierno

Tu jardín en Invierno

El invierno es la época perfecta para ponernos al día con las tareas de nuestro jardín. Tareas que siempre vamos retrasando, ya que priorizamos otras a lo largo del resto del año.

Teniendo en cuenta que la mayoría de las plantas se encuentran en letargo, con poco movimiento de savia, podemos aprovechar para realizar ciertas labores que serán más fáciles en estas condiciones.

Podar

Llevar a cabo la poda durante el invierno o finales de otoño tiene muchas ventajas.

Si hay que podar fuerte, es en invierno cuanto menos se perjudicará, ya que existe menos riesgo de infecciones fúngicas que en otras estaciones. Además, debido al limitado movimiento de savia, el efecto "sangrado" y la consecuente pérdida de reservas se reducirá prácticamente por completo.

Hay que tener especial atención con los árboles frutales, ya que debemos procurar no entorpecer la floración de los mismos.

Acolchado

También conocido como mulching, el acolchado es interesantísimo a la hora de proteger el suelo, siendo de especial utilidad para que las raíces no sufran con las heladas.

El proceso consiste en colocar una cobertura biodegradable a los pies de las plantas. En las especies más sensibles, ayudará a amortiguar la bajada de las temperaturas.

También puedes utilizar áridos para realizar la cobertura obteniendo el mismo efecto.

El mulching se puede hacer durante todo el año, ya que dificulta la salida de malas hierbas, así como la pérdida de agua del suelo.

Abonar

Puedes aprovechar el final del invierno, antes de que las plantas "despierten", para mejorar el suelo aportando materia orgánica.

Puedes utilizar compost, mantillo, estiercol o humus de lombriz, mejorando considerablemente la estructura del terreno y facilitando al mismo tiempo la aireación e hidratación de las raíces. Además, la bida microbiana del terreno también se activará, facilitando así el aprovechamiento de los nutrientes.

Te recomendamos que le eches un vistazo a nuestro mantillo ecológico y a nuestra tierra vegetal mejorada.

Entrecava ligeramente con la azada y mezcla el abono con cuidado de no dañar las raíces. Has de tener especial atención con que esté ya maduro para no quemarlas.

El Riego

En invierno tus plantas no suelen necesitar apenas un aporte de agua. Lo normal es que incluso tengas el riego automático parado. Por tanto, éste es un buen momento para ponerlo apunto, antes de que esté de nuevo en funcionamiento.

Te recomendamos que revieses la correcta cobertura de los difusores y aspersores. Que los limpies y regules el radio según convenga.

Igualmente, comprueba el funcionamiento de las líneas de goteo si dispones de ellas.

Puedes comprobar que no existan fugas en los tubos y que las electroválbulas abran y cierren correctamente.

Te recomendamos que estas labores las lleves a cabo al final del invierno, ya que las heladas pueden producir problemas con los sistemas, y así estás preparado antes de necesitar echar mano de ellos.

Responder

* Nombre
* Email (Sin publicar)
   Página web ( Url del sitio con http://)
* Comentario
Escribe el código

Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. 

aceptar